SÃO JOSÉ DE ANCHIETA E A NATUREZA

SÃO JOSÉ DE ANCHIETA E A NATUREZA
São José de Anchieta

sexta-feira, 20 de maio de 2011

Religiosos agitadores, adeptos da TL, criam impasse no Equador

Segundo notícias procedentes do Equador, agitadores pertencentes ao denominado grupo Isamitas (dirigidos por carmelitas em posição de revolta contra a Igreja) invadiram a catedral de Nueva Loja, a capital da província, e ameaçaram invadir a residência episcopal. Neste caso, não o fizeram porque o Vigário Apostólico soliticou a proteção da polícia. A respeito do “impasse” criado naquela localidade, veja o texto publicado em Sucumbios Ecuador

Curioso “impasse” se produce en Ecuador


Mientras el clero y los Obispos se dedican a la política, el presidente Correa y las autoridades civiles deciden intervenir en asuntos de exclusiva competencia de la Iglesia.

QUITO, NUEVA LOJA, 20 de mayo de 2011.- Se confirma la noticia que confusamente circuló ayer por la noche por la ciudad de Nueva Loja. La plana mayor de la Congregación Heraldos del Evangelio viajó a la capital, Quito, para mantener contactos con el representante del Papa en Ecuador, el señor Nuncio, y con la cúpula de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, que preside el Arzobispo de Guayaquil, Monseñor Arregui, del Opus Dei.

La intervención del gobierno ecuatoriano, dando consejos a los Obispos sobre lo que tienen, o tenían que haber hecho, parece ser la cosa más evidente y más conveniente para el Administrador Apostólico recientemente nombrado por el Papa y los misioneros, religiosos y laicos, que su congregación había puesto a disposición de la solicitud hecha por la Iglesia para asumir el Vicariato.

En octubre de 2010 el Santo Padre aceptaba la renuncia, por motivos de edad, presentada por Mons. Gonzalo López OCD. Y el Papa nombraba Administrador Apostólico del Vicariato de San Miguel de Sucumbíos al sacerdote Rafael Ibarguren EP, de la congregación Heraldos del Evangelio, que entonces desempeñaba el cargo de Capellán del Colegio Heraldos del Evangelio en Asunción, Paraguay.

Como en una colmena de las muchas que se encuentran por el campo en aparente calma, el nombramiento del Papa fue como un palo sobre la colmena. Se desató la furia de las venenosas avispas. En este caso era la Orden de los Carmelitas Descalzos, religiosos españoles que cuidaban hace más de 80 años de aquella región, antiguamente selvática, del oriente nacional.

La acción misionera de los carmelitas mudó radicalmente de orientación con la llegada, 40 años atrás, del actual Obispo Emérito, Mons. Gonzalo. Los carmelitas que habían dedicado su vida a la evangelización fueron mandados a casa y fueron sustituidos poco a poco por otros que habían sido formados en la “teología de la liberación”. La propia Orden de los carmelitas relata en su historia esta mudanza radical en su orientación “adaptándose a los nuevos aires del Concilio Vaticano II y de las Conferencias de Medellín y de Puebla”.

Las llamadas “comunidades de base”, que dirigían los nuevos carmelitas fueron adaptando la realidad que había antes con la mentalidad revolucionaria “tercermundista”. El propio Mons. Gonzalo lo ha declarado en entrevista publicada por el Boletín de la Universidad Andina Simón Bolívar con ocasión de la distinción que le dieron de Profesor Honorario. Título pomposo procedente de universidad bien conocida en Ecuador por su orientación ideológica.

La llegada de los nuevos misioneros siglo XXI fue el explosivo que levantó el mal odor que se escondía debajo de apariencias tranquilas. Los Obispos ecuatorianos parecían asistir desde la tribuna al desarrollo de la partida. Recientemente estuvieron reunidos en Asamblea Plenaria, de donde salió un comunicado que ha tenido poca repercusión. Con certeza Mons. Rafael, nuestro Administrador, allí estaría presente. Ni una palabra de apoyo, de solidariedad; ninguna medida para que los carmelitas dejasen de agitar el ambiente católico de nuestra Provincia. ¡Silencio absoluto!

El presidente Correa, que anteriormente había soltado su lengua durante una de sus “sabatinas” amenazando aplicar el “Modus Vivendi” y prohibir el nombramiento papal, si a él no le gustase, y había condecorado a Mons. Gonzalo OCD con la máxima medalla de la Nación, viajó a Nueva Loja y Shushufindi durante su campaña política a favor del sí en la pasada Consulta Popular.

Informó, en la ocasión, la prensa oficial del gobierno, que quien lo acompañó en sus visitas a las comunidades era Mons. Gonzalo, haciendo de anfitrión. No consiguió reunir más de 500 personas para su mitin, que fue prácticamente suspendido, y se dirigió al aeropuerto para regresar a Quito. Recibió antes de subir al avión a una delegación de los carmelitas y a otra delegación del Vicariato Apostólico.

En la siguiente “sabatina”, de vuelta en Quito, el señor presidente fue mucho más moderado, llegando a afirmar que no intervendría en asuntos de competencia de la Iglesia, pero que había que mantener el orden para evitar conflictos en la región fronteriza con Colombia, donde asienta sus “reales” la guerrilla de las Farc.

Los carmelitas fueron llamados a Quito por el Provincial de Colombia para trasmitirles la Orden del Superior General de que debían abandonar Sucumbíos. No obedecieron y regresaron a Nueva Loja. Y, ahora si, decidieron jugarse el todo por el todo. Y los ingenuos misioneros parece mordieron el queso y cayeron en la trampa de la “teología de la liberación”.

Los medios informativos hicieron su parte. “Desde que llegaron los Heraldos se acabó con la calma en nuestras comunidades”, repetían en titulares y por las ondas de la Radio, incluso la Diocesana, que había sido “invadida” por sus funcionarios. El lunes y el martes fueron el auge de la tensión. Hasta indios trajeron los carmelitas, con lanzas y todo, para asustar a los misioneros. Solo faltaba aparecer la guerrilla.

Nuestra señora Gobernadora, mujer siempre con aires de moderación, “entró en contacto” con el Gobierno, que a su vez lo hacia en Quito con el Nuncio y los Obispos, y dio la orden de que saliesen de la Provincia los “buenos” y los “malos”; y se fuesen a Quito para que sus superiores, los Obispos, pusiesen orden en la iglesia.

Nos curbamos delante de esta sabia resolución. ¡Felicitaciones señora gobernadora! Los únicos que parecen no entender de las cosas elementales han sido esta vez, lo decimos con todo respeto, los señores Obispos. Y les viene el consejo de los labios del señor Presidente, que lo ha hecho por medio de la señora Gobernadora. ¡Aplausos!

Y en Nueva Loja los rebeldes carmelitas se frotan las manos. Los Heraldos del Evangelio han obedecido rapidamente. Si la Iglesia que les mandó asumir este Vicariato –que no debían saber de que se trataba– no esta dispuesta a defenderlos, podrán dedicarse a hacer el bien en otras partes de nuestro país o del mundo.

Y a los carmelitas, tampoco nosotros vamos a juzgar. Ya se conocen muchas más cosas de las que antes conocíamos. ¡Dios los juzgará!

Entenda o que ocorre em Sucumbios em nossa postagem Isamitas ou islamitas?
Na foto acima, a população católica assiste a Santa Missa na praça em frente a catedral, enquanto dentro desta se amotinavam verdadeiros bandidos, inclusive alguns armados, em revolta contra as medidas tomadas pela Igreja.

Um comentário:

Anônimo disse...

Achei esta Oração interessante e deixo aqui o link dela para os interessados:

Titulo dela é Oração Poderosa da Santa Cruz

http://www.cientistaherbertalexandre.com/minhas-obras/obras-do-ano-de-2011/ora%C3%A7%C3%A3o%20poderosa%20da%20santa%20cruz/